Agenda

agenda

Durante el FIMC, estaré en algunos conciertos explicando el repertorio 30 minutos antes de los conciertos (no se asusten, no les dejaré que lleguen al concierto con la lengua fuera, será una intervención cortita) y en la pausa para resolver dudas o comentar los conciertos. En algunos, además, adoptaremos formato entrevista con los artistas: ¡sorpresa!. Nuestro objetivo es romper con el modelo jerárquico del músico ahí y el oyente aquí. Y yo seré el elemento mediador.

2 3 4 5 6 7

Mahler – TFE

8

Mahler – LPA

9 10

La Habana – FVe

11

La Habana – TFe

12

Mahler – Lanz

13

Gurre – TFE

14

Gurre – LPA

15

Pedro Barboza – TFE

16

Goyescas – LPA

17

Labèque – LPA

18

Labèque – TFE

19

Piaccere -FVe

20

OFGC -FVE

Conferencia Lothar Siemens pre Accademia del Piacere

(19h) -LPA

21

¡Sigue la música!

Ensemble Villa de La O – FVe

Conferencia Lothar Siemens pre Accademia del Piacere-TFE

22

OFGC – Tfe

23

Banda TFE – Fve

24

Irina Peña – TFE

25

Antwerp – TFE

26

Mosaik -TFE

27

Mosaik – LPA

28

Ancient – LPA

29

Banda LPA – El Hierro
Ancient – TFE

 

30

Quantum – Fve
cancelado

31

Mosaik -La Gomera
cancelado

1

Banda LPA-La Palma

2

OST – LPA

3

Mozarteum – TFE

4

Mozarteum -LPA

5

[APOSTILLA] Para el/la que quiera profundizar sobre aquello a lo que nos oponemos (el carácter disciplinario de la música) les dejo un fragmentito de Masa y poder, de Elías Canetti, donde reflexiona sobre la figura del director de orquesta:

“[…] El director de orquesta está de pie. La posición erguida del hombre como reminiscencia arcaica sigue siendo relevante en muchas representaciones del poder. Está de pie solo. A su alrededor están sentados los integrantes de la orquesta; detrás de él, los oyentes. No deja de ser extraño que solo él esté de pie. Y lo está sobre un podio; es visible por delante y por detrás. Por delante, sus movimientos producen efectos sobre la orquesta; por detrás, sobre los oyentes. En sentido estricto, dirige la orquesta con la mano sola, o con la mano y la batuta. Con un gesto mínimo da vida de pronto a esta o aquella voz, y lo que él quiere que enmudezca, enmudece. Así tiene poder sobre la vida y la muerte de las voces. Una voz que lleva largo rato muerta puede resucitar a una orden suya. La diversidad de los instrumentos se corresponde con la de los hombres. La orquesta es como una asamblea de los más relevantes tipos humanos. Su disposición a obedecer permite al director transformarlos en una unidad, que él pasa a representar en su nombre, ante la mirada de todos. […] El silencio del público sentado forma parte de los objetivos del director tanto como la docilidad de la orquesta. El auditorio es obligado a permanecer inmóvil. Antes de que salga el director y empiece el concierto, el público conversa y se mueve en desorden. La presencia de los músicos no perturba a nadie, casi no se les presta atención. De pronto, aparece el director y se hace el silencio. El director se sube al podio; carraspea; levanta la batuta: todos enmudecen y ya nadie se mueve. Mientras él dirija, al público no le estará permitido moverse. En cuanto él termine, los oyentes deberán aplaudir. Todas las ganas de moverse que la música despierta y acrecienta en el público deberán contenerse hasta el final, para estallar entonces. (…)”

A %d blogueros les gusta esto: