¿Sabes cómo va el asunto del sobretitulado en la ópera o en la música vocal, es decir, el texto que se puede ir leyendo durante la representación?

Una persona que sepa leer música se encarga de ir o bien pasando una presentación de diapositivas digitales (a veces se hace con el programa Power Point). Para ello, cada frase se numera. Ese número está en la diapositiva y en la partitura, de tal modo que la persona que sobretitula siempre sabe qué diapositiva se corresponde con cada parte de la obra. Ayer, hablando con Loli Rodríguez (la propietaria de la espalda  y la manode la foto), nos explicó que los Gurrelieder lo componen más de 250 diapositivas, pero que la ópera puede superar 1500. Es una tarea de gran concentración y precisión.